El reto: Devolver la notoriedad y diferenciación a una cerveza pionera que se había quedado atrás.

Las cervezas artesanales han tenido un gran auge en los últimos años, lo que ha generado una gran competitividad y saturación en la categoría donde es muy difícil diferenciarse.

Almogàver era una marca pionera en el movimiento de la cerveza artesanal, siendo una de las primeras en aparecer en el mercado. Sin embargo, la categoría creció muy rápido y la marca se quedó estancada en un concepto muy antiguo que ya no conectaba con el público. Almogàver necesitaba reposicionarse y volver a conectar con los amantes de la cerveza artesanal.

Para ayudar a la marca a recuperar su notoriedad y volver a generar una conexión emocional con sus consumidores, se dio la vuelta a ese concepto de guerrero medieval que se había quedado obsoleto y se creó el concepto del  “Héroe del siglo XIX” para reivindicar el derecho a pedir lo que se quiera en los bares. Además, se hizo un proceso de innovación para ampliar el portfolio de cervezas y se creó una nueva imagen mucho más transgresora y rebelde que ayudara a conectar más.

Para acabar desarrollando una marca que pudiera ser y parecer diferente en todos sus puntos de contacto, encontramos la manera de poner en valor “la esencia diferencial” de la empresa.

Lo tangibilizamos a través de la Brand Idea, propósito, valores, storytelling y guiando su posterior implementación de look & feel que acabó culminando el estudio de diseño del cliente.

Se partía de una comunicación muy estándar y técnica. Necesitábamos poner en valor sus años de experiencia y hacer una marca más humana, sostenible e internacional.

 la identificación de nuevas oportunidades y territorios de marca inherentes a la realidad del cliente. Encontrar un nuevo posicionamiento y propósito de la marca, así como nuevos ejes de storytelling desde los que construir la comunicación. , y una imagen de marca que transmitiese la nueva identidad de forma cercana y que les permitiera conectar emocionalmente con el público objetivo.

Preguntas que contestamos: 

  • ¿Cómo podemos reinventarnos para volver a ser relevantes?
  • ¿Quién es nuestro nuevo target?
  • ¿Qué valor diferencial puedo aportar?